post

Primera vez

¿Nervios? Hombre, si sé todo lo que se debe saber sobre el tema, o bueno, al menos en la teoría: revistas, videos, las hazañas de unos cuantos amigos, y qué decir de la ‘charla’ con papá, me han dado una idea lo suficientemente clara de lo que debo hacer.

¿Nervios? Hombre, si nací para esto, vivo para consumar el non plus ultra de los ritos iniciáticos por los que debe pasar todo varón, mi honor está en juego, debo dejar de escuchar las leyendas de mis compañeros de colegio para convertirme en una.

¿Nervios? Hombre, si he llegado a tercera base y me he comportado a la altura: tierno como un osito de peluche, apasionado como Beethoven al componer la novena, intempestivo como huracán, impredecible como gitano. Un casanova en ciernes.

¿Nervios? Hombre, si la mano no me ha temblado al tocar sus pechos, al acariciar sus piernas, al apretar sus nalgas, al intentar desabrochar los botones de su blusa o de sus jeans, si me mantengo ecuánime al escuchar ese desquiciante “espérate”, o ese “no, todavía no”, y qué tal el “quiero que sea especial”.

¿Nervios? Hombre, si llevo meses entrenando, él y yo somos un equipo, sabe que no podemos fallar. Fallar no es una opción. No quiero magia, quiero placer. Después de todo, la paso tan bien con ella…

¿Nervios? ¡Hombre! Hoy debuta nuestro blog, un espacio para tu uso y abuso. ¡Los secretos nunca revelados del placer! ¡El mapa, con coordenadas georreferenciadas, del lugar donde se ubica el punto ‘G’! ¡El manual ilustrado de qué es lo que ellas quieren (ja, ja, es broma) ¡El método infalible, probado y comprobado, para aumentar el tamaño del pene (broma otra vez)! ¡En fin, todo lo que quisiste saber sobre sexo y nunca te atreviste a preguntar!

Pasa, ponte cómodo y disfruta el viaje…