Cada color tiene psicológica y espiritualmente una interpretación y tiene un uso para diferentes fines. En esta ocasión explicaremos la relación que existe entre el color favorito de una persona y cuáles son sus preferencias en el sexo.

Aquí una lista con diversos colores para decirte qué tipo de sexo te gusta o conozcas el de tu pareja, a través de su tono favorito.

Naranja: Centran su placer en las fantasías sexuales. El acto sexual es un gran espectáculo donde ellos mismos son los protagonistas. Los preliminares son para ellos tan importantes como el acto mismo. Los hombres disfrutan jugando con el cabello de sus parejas. Las mujeres, muy apasionadas, adoran dejar marcas en la espalda de sus compañeros.

Azul: Son maravillosos compañeros en el sexo. Son afectuosos y sensibles con las necesidades de su pareja. Hacer el amor es para ellos un arte donde se desempeñan elegantemente. Los azules son personas excitantes.

Gris: Es el preferido de las personas indecisas, prefieren ser reservados y no comprometerse expresando sus sentimientos. Los hombres experimentan el sexo sólo como una forma de descargar sus tensiones. Las mujeres si hacen el amor lo hacen por uno de dos motivos: para complacer a su marido o para quedar embarazadas.

Violeta: Son sofisticados como para aceptar a cualquiera y por tanto pueden parecer presuntuosos de primera instancia. Las mujeres odian tener desarreglado su cabello y su aspecto personal. Son muy cuidadosas de los detalles. Los hombres intentan que todo esté en orden y son casi perfectos pues no quieren jamás cometer equivocaciones. A veces se olvidan de su propio placer, aunque son unas bombas sexuales.

Café: Son muy sensibles y cálidos. Son románticos y siempre piensan en historias fantasiosas. Para ellos el sexo no es algo rápido y efímero sino una muestra verdadera de amor.

Rojo: Son unos verdaderos leones en el ámbito sexual. Pueden ser motivados fácilmente y no pierden oportunidades para disfrutar de su sexualidad. Cuando la chispa de un rojo se enciende es muy difícil extinguir las llamas de su pasión, para ellos no hay tabúes ni normas. Pueden ser un poco dominantes con sus parejas.

Verde: Son inocentes y frescas en su comportamiento sexual. Las mujeres siempre hacen el amor como si fuera la primera vez. Los hombres suelen ser inseguros y torpes pero de una manera encantadora que puede conquistar.

Rosa: Integra el amor con la pasión erótica en un vínculo. Quienes prefieren el color rosa son algo inmaduros en el campo sexual.

Amarillo: Consienten los deseos de su pareja y a veces reaccionan de una forma pasiva y sacrificando su propio deseo.

Negro: Pueden ser  personalidades un poco perversas y les gusta experimentar con otras alternativas o prácticas sexuales. Les puede gustar el sadomasoquismo. Les gustan los disfraces también.

Blanco: Les cuesta un poco gozar de su sexualidad. Suelen ser tímidas e inocentes. No les gusta que los miren desnudos. Suelen controlarse demasiado a la hora de gozar o brindar placer a otro.